E N V I O G R A T I S ! ! ! ! ! ! ! ! A PARTIR DE COMPRAS SUPERIORES A $30.000 POR CORREO ARGENTINO A SUCURSAL Ó A DOMICILIO //PAGO EFECTIVO 10% OFF, PAGO POR TRANSFERENCIA BANCARIA 10% OFF

El bicarbonato de sodio es un sustituto sostenible de los limpiadores de hogar convencionales. Lo mejor de todo es que es respetuoso con el medio ambiente y, además, es un producto muy asequible. Lava los platos, desengrasa el horno, desatasca el desagüe, abrillanta los cubiertos y despídete de los malos olores ¡con un solo artículo!.


Características del bicarbonato de sodio para la limpieza del hogar

Este bicarbonato de sodio es un compuesto de color blanquecino soluble en agua. Es una sustancia muy versátil que tiene numerosos usos en la limpieza del hogar. Es un elemento desengrasante, desincrustante, desodorante y abrasivo.

Es apto para su uso en cualquier rincón del hogar, aunque también puedes usarlo en el taller o en el jardín. Se trata de un aliado excelente en el ámbito familiar por sus propiedades alcalinas y neutralizadoras de la acidez.


Usos del bicarbonato de sodio:

  1. Para limpieza de platos. Añade dos cucharadas de bicarbonato a tu detergente habitual para potenciar el efecto limpiador.
  2. Para desengrasar el horno. Espolvorea bicarbonato de sodio y agua en el interior del horno y deja actuar toda la noche. Retira al día siguiente con abundante agua.
  3. Para limpiar el baño o cualquier otra superficie. Utilízalo como sustituto del limpiador de baños convencional, pulverizando hacia las superficies con o sin agua.
  4. Para eliminar olores desagradables. Elabora un ambientador natural para el cubo de la basura o, incluso, para depositar en el interior de los zapatos.
  5. Para desatascar desagües. Echa bicarbonato sódico, ácido cítrico y agua muy caliente en el interior del desagüe.
  6. Para sacar brillo a los cubiertos. Agrega una cucharada de bicarbonato sódico en un recipiente con agua caliente e introduce los cubiertos. Deja actuar y sécalos bien.

En cualquiera de las mezclas que realices con el bicarbonato, puedes añadirle unas gotas de aceite esencial.


El bicarbonato es un limpiador abrasivo y, aunque es bastante suave, no se recomienda usar en materiales como mármol, aluminio, madera, plata, oro, vidrio o cristal.

Bicarbonato de sodio. Presentación en formato individual x 500gr

$3.750,00

10% de descuento pagando por transferencia bancaria ó efectivo

Ver formas de pago

Cantidad

1

Las entregas al interior pueden demorar de 6 a 12 días

Calculá el costo de envío

El bicarbonato de sodio es un sustituto sostenible de los limpiadores de hogar convencionales. Lo mejor de todo es que es respetuoso con el medio ambiente y, además, es un producto muy asequible. Lava los platos, desengrasa el horno, desatasca el desagüe, abrillanta los cubiertos y despídete de los malos olores ¡con un solo artículo!.


Características del bicarbonato de sodio para la limpieza del hogar

Este bicarbonato de sodio es un compuesto de color blanquecino soluble en agua. Es una sustancia muy versátil que tiene numerosos usos en la limpieza del hogar. Es un elemento desengrasante, desincrustante, desodorante y abrasivo.

Es apto para su uso en cualquier rincón del hogar, aunque también puedes usarlo en el taller o en el jardín. Se trata de un aliado excelente en el ámbito familiar por sus propiedades alcalinas y neutralizadoras de la acidez.


Usos del bicarbonato de sodio:

  1. Para limpieza de platos. Añade dos cucharadas de bicarbonato a tu detergente habitual para potenciar el efecto limpiador.
  2. Para desengrasar el horno. Espolvorea bicarbonato de sodio y agua en el interior del horno y deja actuar toda la noche. Retira al día siguiente con abundante agua.
  3. Para limpiar el baño o cualquier otra superficie. Utilízalo como sustituto del limpiador de baños convencional, pulverizando hacia las superficies con o sin agua.
  4. Para eliminar olores desagradables. Elabora un ambientador natural para el cubo de la basura o, incluso, para depositar en el interior de los zapatos.
  5. Para desatascar desagües. Echa bicarbonato sódico, ácido cítrico y agua muy caliente en el interior del desagüe.
  6. Para sacar brillo a los cubiertos. Agrega una cucharada de bicarbonato sódico en un recipiente con agua caliente e introduce los cubiertos. Deja actuar y sécalos bien.

En cualquiera de las mezclas que realices con el bicarbonato, puedes añadirle unas gotas de aceite esencial.


El bicarbonato es un limpiador abrasivo y, aunque es bastante suave, no se recomienda usar en materiales como mármol, aluminio, madera, plata, oro, vidrio o cristal.

Mi carrito